Retos virales en internet ¿Inocentes?

En el pasado

Los retos virales no son nuevos en el mundo, el primero que tuve en las manos se trataba de una supuesta carta donde se escribía acerca de una virgen que te cumplía un milagro si reescribías la carta 30 veces (quizás más, no recuerdo) o de lo contrario caería una maldición en ti, usualmente relacionada a la muerte de un familiar.

Con el miedo en mente y para no arriesgarme escribía muchas cartas y claro, el tema era entregar las 30 o más a alguien para pasarle «la maldición».

Muchas variantes del tipo «Escribe 30 copias, así dará la vuelta al mundo y la virgen acabará con el hambre mundial» eran también comunes

Con 9 o 10 años el miedo es muy grande y sin supervisión adulta un niño hace lo que le manden sin reclamar.

En la actualidad

Expuesto lo anterior toca escribir acerca de los virales más modernos, de los que ya no se viralizan con papel y lapicero sino por internet.

La plataforma de intercambio de información más grande del mundo es usada por miles de personas, buenas y malas y peor aún, personas ignorantes.

El viral del momento es Momo, la foto de una mujer pájaro creada en una exposición de terror en Japón es la protagonista de miles de publicaciones de padres preocupados por lo que estuvieron viendo sus hijos, está claro que los retos de Momo no son para nada inocentes, muchos escriben y hablen de retos que tienen que ver con maltratos, golpes y hasta asesinatos.

Suena horrible, ¿verdad? Pero seamos sinceros y pensemos fríamente por un momento. Momo, los virales violentos y demás contenido en internet, ¿tienen realmente responsabilidad en lo que hacen?

Haciendo analogía con el mundo real, en internet fácilmente puedes encontrar: drogas, prostitución, porno, violencia, información falsa, violadores, pedófilos y toda clase de perversión humana catalogada y sin catalogar.

¿Dejarías a tu hijo menor de edad, un niño fácilmente corruptible, salir a la calle solo? Deambular por el centro de una ciudad sin guía ni control?

Exactamente es lo que haces cuando le das una tablet, celular o acceso irrestricto a internet.

La responsabilidad de los actos que los hijos realizan es de los padres, así como su salud mental y física. No señalemos como únicos culpables a «la calle» cuando como padres nos desentendemos de nuestros hijos.

Los responsables de crear los contenidos violentos deben ser castigados y de ello deben encargarse las autoridades, investigar y tomar las medidas necesarias.

En mi adolescencia recuerdo que conocí muchos tipo de malas personas, ladrones, drogadictos y demás; gracias al control que mis padres tuvieron desde pequeño supe discernir entre el bien y el mal. Gracias a Dios el incidente con la carta de la virgen no pasó a mayores.

Padres, cuiden a sus hijos, el mundo está lleno de personas con maldad pero está en ustedes hacer fuertes a sus hijos y que no se dejen manipular fácilmente.